Los colchones viscoelásticos ergonómicos Viscoform son el resultado de combinar de manera inteligente sus diferentes partes porque solo teniendo en cuenta cómo interacciona cada elemento con el resto se puede asegurar la funcionalidad óptima. La funda del colchón y el resto de elementos asociados también tienen su protagonismo en un producto de máxima calidad y ergonomía.

Lo anterior es especialmente importante cuando hablamos de las capas más externas que componen el colchón: las fundas y los acolchados (en su caso). Si es necesario contar con un núcleo bien diseñado para ayudar a mantener la postura, facilitar la movilidad y aportar confort térmico, también lo es que lo que se ponga encima contribuya a los mismos objetivos. No tendría mucho sentido, por ejemplo, invertir un gran esfuerzo en seleccionar una espumación viscoelástica de poro muy abierto para facilitar la circulación del aire calentado y humedecido por el cuerpo si entre el núcleo y el cuerpo del usuario interponemos una tela poco transpirable. Tampoco tendría ningún sentido colocar un grosor de espumación en el acolchado que eliminase el efecto de la curvatura de la capa de soporte del colchón, que es donde reside el efecto protector de la postura de nuestros colchones.

Los acolchados

La mayor parte de nuestros colchones tienen una capa que se sitúa entre la tela exterior y el núcleo que contiene materiales mullidos. En algunas modelos este acolchado va cosido a la tela y aparentemente forma parte de ella, aunque si abrimos la funda podremos ver su estructura. En otros, el acolchado propiamente dicho se une a un tejido hueco con estructura 3D que denominamos topper interno (del inglés “top” que significa arriba). También es posible que el colchón no lleve acolchado propiamente dicho (aunque el efecto acolchado se puede mantener por la espumación viscoelástica) y solo existan dos fundas textiles, una interna que protege el núcleo y la exterior, que es la que está en contacto con la ropa de cama.

Elegir el tipo de material y el espesor más adecuado para cada modelo de colchón en función del usuario previsto es una de las características que más diferencian a nuestros productos. La combinación de la sensación de soporte del núcleo se complemente con el amortiguamiento y el acogimiento que atribuimos al acolchado. Para los acolchados utilizamos espumaciones viscoelásticas y tejidos huecos con estructura 3D. Estos últimos tienen como función ayudar a la evacuación del exceso de calor y humedad por convección del aire que queda entre el cuerpo y el núcleo del colchón.

Es posible lograr un efecto adicional de cambio de percepción en la firmeza mediante la elección del cosido de tela y acolchado, formando los dibujos que se ven en la superficie a modo de “almohadillado” como se ve en la fotografía inicial de este post.

En algunos modelos como el NewWynn o el DuoSense separamos el tejido 3D y el material del acolchado para crear una funda intermedia (con su propia cremallera) que denominamos topper (de “top”, que en inglés significa “arriba”) y que permite separar el efecto del acolchado (mullido+ventilación) del efecto de la tela exterior, que veremos a continuación.

La funda

En modelos como el Essential, el núcleo solo está envuelto por una funda de algodón, que le sirve de protección, y una funda textil exterior, que aporta la funcionalidad.

Un aspecto clave es que las telas elegidas tengan un comportamiento frente a la humedad (el sudor evaporado por el cuerpo) adecuada. Es imprescindible que el tejido tenga una estructura que deje muchos huecos por los que pueda circular el aire húmedo y caliente por el contacto con el cuerpo hacia el ambiente. También es importante que sea capaz de liberar rápidamente la humedad que haya capturado la fibra para que en el tiempo que se deje ventilando el dormitorio la tela quede completamente seca y no se favorezca la proliferación de microorganismos.

Por otro lado, la adaptación que ofrecen las espumaciones utilizadas en nuestros colchones se perdería en parte si las telas que ponemos sobre ellos no tienen características elásticas adecuadas. En particular, el tejido debe estar confeccionado de manera que sea elástico en todas las direcciones (tanto en sentido cabeza-pies como sentido lado izquierdo-lado derecho del cuerpo). A este efecto de bi-elasticidad es al que nos referimos cuando decimos que nuestras telas son stretchts de primera calidad. Desde el punto de vista de las características higiénicas de los tejidos usados cabe citar la utilización de fibras de carbono en algunas de los textiles de nuestras fundas, que, gracias a la elevada porosidad de este material y la capacidad para fijar sustancias químicas a su superficie sirven para depurar el aire que circula a través de la tela.

Además de la  funcionalidad, en Viscoform también nos preocupamos por contribuir a hacer un mundo sostenible. En particular nuestro modelo más reciente y avanzado, el DuoSense, incorpora la fibra Tencel® Lyocell que se obtiene a partir de árboles cultivados en explotaciones sostenibles mediante un proceso tan perfeccionado que recicla más del 90% del agua utilizada. Utilizando esta fibra tecnológica y de origen natural se evita el cultivo de algodón industrializado que supone el consumo de grandes cantidades de fertilizantes, agua y la utilización de pesticidas, que al final termina en el medio ambiente y en nuestro cuerpo.

Por su parte, las fibras de carbono que mencionábamos anteriormente se obtienen a partir de subproductos de la industria que se convertiría en un residuo si no le diese este valor de convertirlos en algo similar al carbón activado.

También las fundas de los colchones Viscoform están diseñadas teniendo en cuenta principios ergonómicos: todas ellas cuentan con cremalleras perimetrales, es decir, que rodean por completo el lateral del colchón. Esto permite retirarlas fácilmente para limpiarlas en caso de necesidad. Finalmente, para proteger el colchón del manchado accidental ofrecemos a nuestros clientes protectores especiales que tienen por una cara tejido de Tencel® Lyocell y por el otro una capa de poliuretano microperforado, que asegura la transpiración pero no permite que pasen los líquidos.

La perfección se logra cuidando hasta los mínimos detalles. Las fundas de los colchones Viscoform están diseñadas al detalle para contribuir en el logro de la comodidad y la salud de nuestros clientes.

 

 

 

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X