Los colchones de VISCOFORM tienen una característica que los hace únicos: su estructura interna ondulada que está adaptada a la forma del cuerpo según indica un estudio independiente realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia.

Esta forma interna se ha diseñado para que aporte firmezas diferenciadas a las distintas zonas del cuerpo, en especial para asegurar que hay suficiente apoyo en la zona lumbar. Un apoyo corporal óptimo permite que las articulaciones se encuentren en sus puntos neutros (que es uno de los principios del diseño ergonómico), haciendo que los músculos y ligamentos estén relajados. De esta forma el cuerpo puede recuperarse durante el descanso de los esfuerzos a los que se ve sometido a lo largo del día, en particular por las posturas forzadas que adoptamos al sentarnos.

Los núcleos de nuestros colchones están fabricados uniendo capas de  materiales técnicos espumados de distintas características. Estas capas se cortan con extrema precisión mediante control numérico y se unen usando colas en base agua (completamente seguras para el usuario y de bajo impacto ambiental). De este modo que funcionan como una sola pieza pero con firmeza variable, proporcionando el grado de soporte que requiere cada parte del cuerpo.

Aunque tenemos diversas estructuras de núcleo de colchón, todas ellas comparten la propiedad de combinar una capa inferior de una espumación técnica que aporta soporte y una capa superior viscoelástica que aporta acogimiento y confort. Lo innovador de nuestros diseños es que estas dos capas en lugar de formar un sandwich de capas rectas tienen una forma ondulada especial para cambiar la firmeza a lo largo del colchón.

Con esta forma ondulada especial nos permite poner mayor espesor de espumación de soporte en zonas cóncavas como la lumbar y más espesor de espumación viscoelástica en las zonas del cuerpo que sobresalen, como la zona dorsal, la zona de la pelvis y la de los talones. Evidentemente, la ubicación de las zonas del cuerpo varía de unas personas a otras en función de sus dimensiones corporales. Por ello, el diseño se ha realizado teniendo en cuenta las dimensiones corporales medias de la población española, según los datos que proporciona una entidad de prestigio como es el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV).

La elección de las características mecánicas de las espumaciones es otro elemento (junto al espesor de los materiales y las características de los acolchados) que ajustamos para proporcionar el grado óptimo de hundimiento a cada zona del cuerpo. Controlamos el efecto de soporte mediante ensayos de indentación realizados simulando mediante un aplicador de carga el peso de cada parte del cuerpo y midiendo el grado de hundimiento que se produce.

De este modo, logramos que la configuración de tu cuerpo cuando te tumbas en un colchón VISCOFORM (en especial de la columna vertebral) sea lo más parecida posible a cuando estás de pie, que es la fisiológicamente más recomendable según los especialistas en biomecánica y ergonomía.

En un próximo post os contaremos qué hacemos para aquellos clientes que quieren un nivel de adaptación máximo, mediante la personalización de la forma interna de los núcleos de nuestros colchones.

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X