La Fibromialgia (FM) es una condición músculo-esquelética que ocasiona dolores  y agotamiento. Para llegar a la conclusión de que la persona tiene esta condición es necesario descartar cualquier otro padecimiento, y esto se hace con la ayuda de un reumatólogo que es el especialista en este tipo de casos. Aún no existe cura y es más común en las mujeres.

Por si no fuera suficiente tener fibromialgia y padecer todos los problemas que experimentan estos enfermos, le sumamos los trastornos del sueño, la mala calidad del descanso y la fatiga que persiste durante la  noche y tenemos todos los ingredientes de la desesperación total para las personas que lo sufren.

Más de un 90 por ciento de los enfermos de fibromialgia padece fatiga de carácter  moderado o severo. El agotamiento por la fatiga constante es en muchas ocasiones peor que el mismo dolor que padecen. Es tan parecida sintomáticamente al SFC (síndrome de fatiga crónica) que  muchas veces es muy difícil discernir cual es, se necesita estudiar al paciente un poco mas allá de la sintomatología, profundizar y tener al menos 6 meses de fatiga inexplicada y evaluada clínicamente, además de dificultad para pensar con claridad, irritación de garganta, hipersensibilidad de los ganglios linfáticos, dolores musculares, dolores en las articulaciones, dolores de cabeza, alteraciones en el sueño y malestar durante más de 24 horas después de un esfuerzo.

Debido a la semejanza entre los síntomas que caracterizan a estos síndromes, algunos expertos creen que las dos dolencias están relacionadas o que representan variaciones de una misma enfermedad. Sin embargo, los estudios realizados en personas con fibromialgia y SFC no han proporcionado resultados convincentes a favor de esta teoría.

La mayoría de las personas con fibromialgia experimenta trastornos del sueño y aunque pueden conciliarlo sin grandes dificultades se despiertan con frecuencia. A menudo, estas personas se levantan sintiéndose cansadas, incluso después de haber dormido durante toda la noche. La fatiga resultante puede ir desde la apatía y la disminución de resistencia hasta el agotamiento.

Las investigaciones han demostrado que la perturbación del sueño profundo altera muchas funciones críticas del cuerpo, como la producción de las sustancias químicas necesarias para reparar el tejido muscular, así como la percepción del dolor por parte de la persona. Algunos investigadores creen que los trastornos del sueño pueden ser una de las causas de la fibromialgia.

Esta mas que demostrado que este tipo de enfermos necesitan un soporte corporal adaptado a sus necesidades, que les acoja, les de un reparto de presiones que evite la presión excesiva en alguna de las zonas del cuerpo consiguiendo un higiene postural idónea y así el tan ansiado y demasiadas veces casi imposible descanso nocturno. No debemos confundir descansar con dormir, a estas dos palabras las separa un abismo que solo distingue quien lo sufre.

Reparto de presiones en el sistema Viscoform Evolution – Boca arriba

Reparto de Presiones en el Sistema Viscoform Evolution – Lateral

Reparto de presiones en colchones estandar (Muelles)

Reparto de presiones en colchón estándar (Muelles) – Lateral

Viscoform trabaja cada día para poder ofrecer un descanso personalizado y aumentar la calidad de vida de estos pacientes.

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X